El maestro y margarita

"El Maestro y Margarita", de Mijaíl Bulgákov

El maestro y Margarita, obra de Mijaíl Bulgákov, se considera entre las más significativas novelas del pasado siglo en lengua rusa.

Según el propio autor, la comenzó a escribir a finales de los años veinte, pero la destruyó quemándola en un horno en 1930, debido a un ataque de furia.

Recomenzó en 1931, completando el segundo borrador en 1936, momento que la mayor parte de la trama de la versión final quedó estructurada. Concluyó el tercer borrador en 1937.

Bulgákov siguió puliendo la pieza con ayuda de su esposa, pero tuvo que dejar de trabajar en la cuarta versión cuatro semanas antes de su muerte en 1940.

Su mujer Yelena Shilovskaya la terminó entre 1940 y 1941 y la publicó en 1967, en una versión censurada que vio la luz en la revista Moscú (nº 11 de 1966 y nº 1 de 1967). Las partes omitidas, con indicaciones relativas a su ubicación fueron publicadas como samizdat, (folleto de literatura clandestina).

En 1967, la editorial Posev de Francfort publicó una versión a la que se añadían estos fragmentos.

Durante muchos años, el tomo sólo se pudo conseguir en la Unión Soviética como samizdat, antes de su aparición por capítulos en el periódico Moskva.

Muchos opinan que esta novela está entre las mejores del período soviético. Incluso fue El maestro y Margarita la que contribuyó a crear varias frases hechas en lengua rusa, por ejemplo, los manuscritos no arden. Un manuscrito del maestro, destruido, constituye un importante elemento de la trama y, de hecho, Bulgákov tuvo que volver a escribirla de memoria, tras haber quemado el manuscrito él mismo.

De los eternos problemas del bien y el mal trata el texto, en el cual emplea narraciones en paralelo, una, ubicada en el Moscú contemporáneo, en tanto, la otra en la Judea de Poncio Pilatos, y alterna de la fantasía y la sátira humorística a la tragedia.

La obra está llena de símbolos, como la interacción de fuego, agua, destrucción y otras fuerzas naturales que acompañan los acontecimientos del volumen del mismo modo que la luz y la oscuridad, y otros opuestos.

Además, trata de la interacción entre el bien y el mal, la inocencia y la culpa, el valor y la cobardía. También, el amor y la sensualidad son temas dominantes de la obra, influida por el Fausto de Goethe.

Anuncios