El pasado viernes se confirió el premio nacional de teatro a Armando Suárez del Villar en la sala Hubert de Blank de la capital cubana.
Bajo la dirección artística de Osvaldo Doimeadiós, la ceremonia de entrega contó con la presencia de figuras como Abel Prieto, Ministro de Cultura y Miguel Barnet, presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)
Concebido como una “terapia de teatristas anónimos”, el espectáculo contó con las palabras de reconocidos personajes del ámbito cultural como el premio nacional de teatro del 2002 Abelardo Estorino, el dramaturgo e investigador teatral Norge Espinosa así como actores y actrices que han compartido experiencias con Armando Suárez del Villar, como Luisa María Jiménez, Hilario Peña, Osvaldo Doimeadiós y Omar Franco, entre otros.
La actriz Alina Rodríguez fue la encargada de dar lectura al acta del jurado, donde se expresaba que “Por una dedicacón y entrega sin condiciones el Jurado decide otorgar el Premio Nacional de Teatro 2010 a quien es, sin dudas, no sólo una figura esencial para la historia de nuestras tablas, sino también nuestro más aristocrático teatrista”
Previo a la entrega del galardón, Norge Espinosa leyó las palabras de elogio, donde afirmó que Suárez del Villar no pasó inadvertido; ha hecho el tatro que quería que tuviéramos.
También Premio Nacional de la Enseñanza Artística 2008, Suárez del Villar es decano de la Facultad de Artes Escénicas del Instituto Superior de Arte, destaca la prensa nacional.
Armando Suárez del Villar se destaca en el rescate, la investigación y puesta en escena del teatro clásico cubano, así como en el desarrollo del género musical y lírico.
Con los grupos Teatro Estudio y Ateneo, y el Conjunto Dramático de Cienfuegos, ha dirigido varias obras como Baltasar, La hija de las flores, Santa Camila, Los Bufos, El becerro de oro, y El Conde Alarcos.

Anuncios