Fue tan grande la genialidad de Wolfgang Amadeus Mozart que sin proponérselo- al menos que nosotros sepamos- su música posee efectos en la mente de seres humanos, e incluso…¡en animales!

Estudios científicos demuestran que escuchar las melodías de Mozart influye en el comportamiento de los bebés, proporcionándoles mayor desarrollo intelectual y creativo.

Don Campbell, músico y maestro, ha seleccionado algunas de las mejores composiciones del insigne artista para incitar las mentes de niños y bebés, además de proporcionar un ambiente de paz y tranquilidad.

La motivación musical surte efecto desde la semana 20 de gestación, por lo que este profesional lo recomienda para embarazadas.

Existen varios discos de El efecto Mozart para las distintas etapas en las que se encuentra el niño, incluso en el período de gestación.

Las obras musicales de cada fonograma han sido cuidadosamente elegidas por Campbell, para que los tempos, tonalidades y textura de la música, varíen con cada selección, brindando una experiencia enriquecedora y educativa a niños de todas las edades.

La música, al igual que otros ejercicios de estimulación debe ser dosificada; no más de 10 minutos dos veces al día es suficiente, en horarios entre las 07:00 y 10:00; y las 19:00 y 22:00 horas ya que los momentos de juego y sueño del pequeño pueden aprovecharse para escuchar esta música.

En los adultos, Mozart y otros autores de la época provocan estados de relajación y les desarrolla la inteligencia, por lo que no está de más poner atención a unas cuantas melodías clásicas.

También se han reportado casos de personas con diversas enfermedades psiquiátricas que han tenido mejoría escuchando regularmente música de Mozart.

Finalmente, se ha publicado un estudio que afirma “vacas que escuchan a Mozart, producen más leche”

Anuncios